Prótesis de cadera

Una Prótesis o Artroplastia total de Cadera es la restauración o sustitución de una articulación deteriorada y dolorosa por unos componentes metálicos (cromo, cobalto, titanio, oxinium), cerámicas y polietilenos.

Todos estos componentes se suelen combinar de distintas formas para alargar la vida de la prótesis a base de disminuir la fricción entre las distintas piezas.

Asimismo, se hacen esfuerzos muy importantes para que estos componentes se unan al hueso de una forma estable y armónica, ya que se trata de juntar unos metales que son inertes con un hueso vivo y cambiante que responderán a las distintas necesidades de uso.

Cuándo se recomienda la cirugía

Hay varias razones por las que un especialista en Traumatología puede recomendar la cirugía de reemplazo de cadera. Las personas que se benefician de ella a menudo tienen:
– Dolor en la cadera que limita las actividades cotidianas como caminar o flexionar.
– Dolor en la cadera que continúa mientras descansa, ya sea de día o de noche.
– Rigidez en la cadera que limita la capacidad de mover o levantar la pierna.
– Alivio inadecuado del dolor de los fármacos antiinflamatorios, la terapia física o los apoyos para caminar.

Fractura de cadera

Una fractura de cadera es una ruptura en el fémur proximal (hueso del muslo) de la articulación de la cadera. Las articulaciones son las áreas donde se encuentran dos o más huesos. La articulación de la cadera es la articulación en forma de “bola y cavidad” donde se unen el fémur y la pelvis. La bola de la articulación de la cadera es la cabeza del fémur y la cavidad es un hueso de la pelvis con forma de taza que se denomina acetábulo.
La fractura de cadera es una lesión muy seria y requiere de atención médica inmediata, constituye una grave lesión, pero la indicación del tratamiento y la responsabilidad del resultado dependen en gran medida de la acción del cirujano traumatólogo.
La mayoría de las fracturas de cadera son diagnosticadas por el antecedente de una caída en posición sentada, que cursa con dolor en la cadera, imposibilidad de caminar, o bien, estando el paciente acostado, la extremidad afectada muestra el pie rotado hacia fuera.

Las radiografías simples de cadera confirman la sospecha diagnóstica.
Las fracturas de cadera en su mayoría son tratadas quirúrgicamente.

  • Un médico profesional puede tratarla
  • Requiere diagnóstico médico
  • Siempre se requiere análisis de laboratorio o estudios de diagnósticos por imágenes
 
Una fractura de cadera puede ocasionar complicaciones mortales. Las personas de más de 65 años tienen mayor riesgo a causa de la debilidad de los huesos y el riesgo de caerse que aumenta la edad.

Los síntomas incluyen la imposibilidad de moverse después de una caída y dolor intenso en las caderas o ingle.

Una fractura de cadera casi siempre requerirá cirugía y fisioterapia. Tomar las medidas necesarias para mantener la densidad ósea y evitar las caídas puede prevenir la fractura de cadera.

Cirugía de mano

Cirugías de fracturas, tendones, injertos, colgajos, reconstrucción post amputación del pulgar, pulgarización del índice, síndromes compartiméntales, síndrome del túnel del carpo, mano reumática.

Reconstrucción del pulgar

Alargamientos óseos

Es de esos avances en medicina que sorprenden, no sólo por lo que implica en términos técnicos, sino por el impacto en la calidad de vida de quienes se ven beneficiados con ello.

Hoy, el alargamiento óseo es una realidad y pacientes con diferencias importantes en el largo de sus extremidades, o que dada su baja estatura desean alargar ambas piernas, tienen la posibilidad cierta de hacerlo. Lo mismo quienes han sufrido pérdidas masivas de sustancia ósea, ya sea después de un accidente con fractura abierta, cuando el hueso no ha consolidado o ha sufrido una infección.

El alargamiento óseo es una cirugía utilizada en todo el mundo para corregir malformaciones congénitas o tratar las extremidades de personas que han sufrido algún accidente. Sin embargo, este procedimiento se ha vuelto cada vez más común por razones estéticas. A pesar de su alto costo y el largo período de recuperación, varias personas se someten a la operación porque no están contentas con su estatura.

Luxación congénita de cadera

La displasia congénita de cadera o displasia del desarrollo de la cadera es una afección en que la articulación de la cadera es anormal. Algunos bebés nacen con esta malformación. En ella, la cabeza del fémur no encaja adecuadamente en la articulación, lo que puede provocar cojera y dolor más adelante. En casos más graves, esta afección puede ser incapacitante.

Las niñas son más propensas a desarrollar displasia de la cadera. La afección puede tener un componente hereditario.

Tratamiento

Existen diferentes tratamientos para los bebés, entre los cuales se incluyen los siguientes:

Dispositivo de posicionamiento no quirúrgico o colocación de un arnés de Pavlik. El arnés de Pavlik se usa en bebés de hasta 6 meses de edad para mantener la cadera en su lugar y a la vez permitir que las piernas se muevan un poco. El médico de su bebé coloca el arnés, que suele usarse durante uno a dos meses. Durante este tiempo, se examina con frecuencia al bebé para comprobar que el arnés calce correctamente y para revisar la cadera. Al finalizar el tratamiento, se toman radiografías (o ecografías) para verificar la ubicación de la cadera. El arnés de Pavlik permite obtener muy buenos resultados, pero en ocasiones puede persistir una luxación parcial o total.

Yeso. Si continúa habiendo luxación parcial o total de cadera, es posible que se necesite yeso o cirugía.

Cirugía. Si los demás métodos fallan o si la DDC se diagnostica desde los 6 meses hasta los 2 años de edad, es posible que sea necesaria una cirugía para volver a colocar la cadera en su lugar de forma manual, lo que se conoce como «reducción cerrada». Los niños mayores de 2 años pueden requerir una «cirugía abierta» para volver a alinear la cadera, seguida de un yeso en espiga. Si da resultado, se coloca un yeso especial (denominado yeso en espiga) al bebé con el fin de mantener la cadera en su lugar. El yeso en espiga se usa durante aproximadamente tres a seis meses. El yeso se cambia periódicamente para ajustarlo al crecimiento del bebé y para garantizar su rigidez, ya que puede ablandarse con el uso diario.
El yeso permanece en la cadera hasta que esta vuelve a su ubicación normal. Después del yeso, puede ser necesario un elemento ortopédico especial o fisioterapia para fortalecer los músculos alrededor de la cadera y las piernas.

Cirugías reconstructivas de lesiones traumáticas complejas de extremidades

Fracturas

Una fractura es una lesión en la cual el hueso se parte o se fragmenta. Si el hueso roto rompe la piel, se denomina fractura abierta o expuesta.

Las fracturas en general ocurren debido a accidentes de tránsito, caídas o traumatismos deportivos. Otras causas son la pérdida de masa ósea y la osteoporosis, que causa fragilidad de los huesos.

Los síntomas de una fractura son: Dolor intenso, deformidad de la extremidad, hinchazón y dificultad para movilizar la extremidad.

¿Cómo se tratan las fracturas?

El tratamiento de las fracturas pueden ser de dos tipos: ortopédico y el quirúrgico.

Tratamiento ortopédico:

Cuando la fractura ocurre y no se desplazan los fragmentos de hueso, es posible que estos consoliden al inmovilizar la zona afectada, para ello se utilizan materiales como el yeso o la fibra de vidrio, también existen dispositivos inmovilizadores llamados férulas. Este tratamiento dura varias semanas.

Tratamiento quirúrgico: Cuando la fractura es de tipo desplazada o abierta, la única forma de que el hueso vuelva a pegar, y quede bien alineado, es mediante la colocación de elementos metálicos que mantengan los extremos unidos. Para ello se utiliza material de titanio, acero inoxidable, cromo, cobalto, etc., principalmente placas y tornillos de diferentes tipos.

Afecciones propias de la columna vertebral como hernia y escoliosis

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Aunque puede presentarse a causa de afecciones como la parálisis cerebral infantil y la distrofia muscular, se desconoce la causa de la mayoría de los casos de escoliosis.

En su mayoría, los casos de escoliosis son leves, sin embargo, algunos niños presentan deformidades en la columna vertebral que continúan empeorando a medida que crecen. La escoliosis grave puede ser incapacitante. Una curvatura especialmente grave de la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones.

El tratamiento de las escoliosis graves es quirúrgico.